Toñi y Encarna Salazar conviven con los García, una familia gitana tradicional