María Patiño: "Los periodistas de corazón no somos tan malos como dicen"