Sandra Barneda, el amor platónico de Javier Cárdenas