Manolo fue el diseñador de los primeros vestidos de Martirio