Martirio se reencuentra con Manolo, el diseñador que la acompañó en sus inicios