David Hasselhoff llega a Madrid conduciendo su coche fantástico