Rocío y Eva, agradecidas con Jesús