Rafael Amargo, sorprendido por tres viejos amigos