Sabrina Salerno, el amor platónico de uno de los cámaras del programa