Vicky Martín Berrocal, cómplice de una historia muy parecida a la suya