Jesús no pudo estar con su madre en los duros momentos