Jesús le reconoce al segundo