El torero, nervioso por la sorpresa