Martina sufre Síndrome de Rett, una extraña enfermedad neurológica