María del Carmen, una madre coraje