Rubén Cortada y la papeleta de las elecciones europeas