Ramón Laso, el primer caso en España de condena por indicios