Joyas familiares y robadas y microcréditos: así se financiaron los terroristas de Barcelona