Virginia, a punto de morir en la piscina