La banda secuestra el Central