El Central no está consiguiendo los niveles de rentabilidad que previeron