Raquel necesita tiempo: “es una locura”