Ariadna: “Es la segunda vez que me deja abandonada”