Ariadna, a Adolfo: “No necesito a nadie que me diga lo que tengo que hacer”