Bertín Osborne y Arévalo: regreso al pasado