Un divertido caso en 'De buena Ley'