Un gracioso perro irlandés salva de la adicción al móvil a su furioso dueño