El agresor del tren de Alemania era un lobo solitario inspirado en la propaganda yihadista