Alfonso X, Gregorio XIII y Quevedo fueron contrarios a la fiesta de los toros