Un muñeco de vudú decapitado, la extraña amenaza a la Policía de Georgia