Amy Winehouse, ¿por los suelos?