¿Aparación divina o efecto del sol en las nubes?