Aragonés: "Ahora es un cara o cruz"