Aragonés exculpa a los centrales