El autor de la masacre de Noruega no irá a la cárcel porque sufre esquizofrenia