Los padres de Asunta no han disfrutado de permisos aunque ya han cumplido un cuarto de condena