El Atlético ha mantenido la línea pero no ha tenido suerte