Pasión rojiblanca en estado puro tras una noche histórica