Austria tiene nueva maestra del arte abstracto: una osa Panda