Austria, el peor anfitrión de la historia