Banderas cumple con su tradición y saca el trono de la Virgen de Lágrimas