Baptista hunde un poco más al Hércules