El abrazo que causó furor entre los demócratas estadounidenses