Barberá, en 250, e Iannone, en 125, vencedores en un gran premio caótico