Un Barça a medio gas consigue el billete para octavos