El Barça necesita recuperar el paso para certificar el título