El Barça vuelve a pagar su falta de puntería