El Chelsea, nuevo rey de Europa