Un bebé de siete meses pasa 21 horas al día conectado a un respirador para sobrevivir