Del Bosque, sobre sus delanteros